miércoles, 30 de noviembre de 2011

COMER CON CUCHARA

Somos cuatro sopas que se terminan silenciosamente.

El ruido de la cuchara arrastrándose por el plato

Y pequeños sorbidos, que no sorbetes

Cuando algo se nos escapa de la boca.


Somos ese reloj de cocina que misteriosamente

se escucha por toda la casa.

El ruido de lavadora o friegaplatos

Y la mesa de comedor de adorno,

Que solo se utiliza los domingos.


Somos ese concepto de cosas innecesarias

Y volúmenes altos que se callan

Y tienen que dejar de cantar con el codo en la mesa.


Éramos el cazo que calienta la leche

Para conocer un microondas décadas más tarde.



Cuatro sopas silenciosas

Que nunca tienen que vernos llorar,

Que nunca tienen que vernos amar

Que nunca tienen que vernos sentir.



Somos esa prisa de tener todo en su sitio

Y el sello recordatorio de cada vez que vivimos al salir por la puerta.

Esa extraña acepción de la preferencia

Y la rara dualidad de los motivos privilegiados.



Bañeras limpias

Y generalizar a punta pala.

Cantar como ruido

Y crear como cosa fácil e innecesaria.

La tontuna nos posee.


Somos cuatro cucharas estrellándose contra el plato.


Creo que ahora entiendo

Por qué no me gusta la sopa.

1 comentario:

  1. Hola,preciosas letras van desnudando pura y genuinamente la germinal belleza de este blog, si te va la palabra encadenada, la poesía, te invito al mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, pasa buen día, besos truhanes..

    ResponderEliminar