domingo, 24 de octubre de 2010

NOTAS DE TEATRO.


Lorca una vez dijo del teatro:


"El teatro es uno de los más expresivos y útiles instrumentos para la edificación de un país y el barómetro que marca su grandeza o su descenso.

El teatro es una escuela de llanto y de risa y una tribuna libre donde los hombres pueden poner en evidencia morales viejas o equívocas y explicar con ejemplos vivos, normas eternas del corazón y del sentimiento del hombre."


Y yo, que por más que lo intento, no consigo saciar mi sed de teatro,siento como se me pone la piel de gallina cada vez que releo a Federico. Y me permito llamarle así, no porque me crea en licencia, sino por el hecho de sentirle tan cercano. Sin ninguna pretensión, sólo con la imagen de sus versos, con la fuerza de su teatro, y con la pasión de su mano y su mentalidad tan avanzada... que se me queda muy dentro.


He tenido la suerte de ver, gracias a dos buenos amigos, "títeres de cachiporra" puesto en escena por el grupo de teatro de la universidad Carlos III. Y una piensa, para empezar: qué bien que el teatro aún apueste por estas cosas, y que se haga tan bien como se hizo; para seguir, qué bien la gente que acude a verlo y lo recibe tan bien, y para terminar, qué bien que me informaran, me insistieran, me llevaran y se sentaran conmigo para reír y pensar. Porque compartido en el fondo, sabe mucho mejor.


Aunque algunas veces haya dificultades, el teatro está en todas partes, no muere.

Y si el agua de una fuente se pone mala, aprendes (aunque después del vómito o la cagalera) que no es bueno beber de ese agua.

Y si la sed de teatro continúa, hay que alimentarla.


"Artistas de píes a cabeza,puesto que por amor y vocación habéis subido al mundo fingido y doloroso de las tablas. Artistas por ocupación y preocupación" también decía García Lorca.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada