martes, 19 de octubre de 2010

PECADO CAPITAL


La envidia es una declaracion de inferioridad, decía Napoleón.


La envidia es la madre del resentimiento, un sentimiento que no busca que a uno le vaya mejor, sino que al otro le vaya peor.


El envidioso acude para el ataque a aspectos dificilmente comprobables de la privacidad del envidiado, que contribuirán, a que se acepten y a que decrezca la positividad de la imagen que los demás tienen de él. ( el envidioso tiende a hacerse pasar por el mejor "informado", como el que más sabe). Y donde realmente dirige el envidioso sus intentos de demolición es a la imagen que los demás, menos informados que él, o más ingenuos, se han construido sobre bases EQUIVOCADAS.


El "perfecto envidioso" sería aquel que construye un discurso razonado, bien estructurado, lleno de observaciones negativas que hay que reconocer muchas veces como exactas.


Miguel de Unamuno entendió este sentimiento, como bien demuestra en su novela Abel Sánchez ( reflejo de Caín y Abel), hasta donde llega la destrucción de esa envidia.


Por envidia se ha llegado a agredir, ( física o verbalmente) a la otra persona, sólo por el hecho de ser más alto, más guapo o cantar mejor.

Dante Alighieri en el poema de El Purgatorio denfine la envidia como " amor por los propios bienes pervertido al deseo de privar a otros de los suyos." "El castigo para los envidiosos es el de cerrar sus ojos y coserlos, porque habían recibido placer al ver a otros caer."


Si alguien tiene dudas, acuda al diccionario, la wikipedia y estudios psicológicos, así como a las páginas de citas famosas, biografía y a la bibliografía de los autores citados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada