domingo, 12 de febrero de 2012

Cuestión de segundos. Almudena Mora

No es humano

Y tiene la capacidad de desahuciarnos los ojos.

La aceleración se dilata

Y todo flota en calles tremendamente extensas.




Es un sonido que no tiene voz,

Que no suena a palabra

Pero que grita tan fuerte

Que ni la voz ni la palabra

Pueden acallarlo porque están tragadas dentro.




Corta.



Deja sin aliento.



Duele.





La agonía recorre la calle

Mientras el alma desfila antes de escaparse.

Otros coches vuelan

Para encontrarse los ojos en una sala rota,

Donde nunca sabes a qué esperas.



Y las llamadas,

Y las luces de tráfico,

Y los últimos momentos,

Y las lágrimas…



Es sólo cuestión de segundos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada